VITAMINA C

  • Tiempo de lectura:36 minutos de lectura

Se aisló en 1.923 a partir del jugo de limón.

Se conoce también como ACIDO ASCÓRBICO, ácido dehidroascórbico, vitamina antiescorbútica, ácido hexurónico o ascorbato. Con la denominación de vitamina C se identifica a todos los compuestos que poseen la actividad biológica del ácido ascórbico. Su forma oxidada, el ácido dehidroascórbico, también posee actividad vitamínica, debido a que en el cuerpo se reduce para formar ácido ascórbico.

El ácido ascórbico es un derivado de una hexosa, sintetizada por las plantas a partir de la glucosa y la galactosa. El ser humano, gran parte de los primates, así como las cobayas y algunos murciélagos carecen de la enzima L-gulonolactona oxidasa capaz de catalizar la conversión de la glucosa en vitamina C, por lo que necesitan ingerirla en la dieta. Todos los demás mamíferos pueden producirla, sintetizándola en el hígado (los reptiles y la mayoría de las aves lo hacen en los riñones) a partir de glucosa.

Ingesta Adecuada (lA) de vitamina C
Etapa de la vidaEdadHombres mcg/día Mujeres mcg/día
Bebés0-6 meses40 (lA)40 (lA)
Bebés7-12 meses50 (lA)50 (lA)
Niños1-3 años1515
Niños4-8 años2525
Niños9-13 años4545
Adolescentes14-18 años7565
Adultos19 o más años9075
Fumadores19 o más años125110
Embarazadas18 o menos años80
Embarazadas19 o más años85
Mujeres lactando18 o menos años115
Mujeres lactando19 o más años120

ABSORCIÓN Y METABOLISMO

La absorción gastrointestinal de la vitamina C es eficiente y se produce en el intestino delgado a través de un mecanismo de TRANSPORTE SATURABLE.

El ácido ascórbico está ampliamente distribuido en todos los tejidos del organismo, sobre todo en órganos de gran actividad metabólica, como el hígado, páncreas, cerebro, riñones y bazo. Las cantidades más elevadas se encuentran en la corteza suprarrenal, pituitaria y retina. El músculo y el tejido adiposo contienen trazas.

       El ácido ascórbico sin modificar y sus metabolitos son excretados en pequeñas cantidades, principalmente por la orina. La excreción a través del sudor sólo es importante cuando se realiza un gran esfuerzo físico. No hay una acumulación importante en el organismo, ya que el exceso se elimina rápidamente.

La absorción de ácido ascórbico, en situaciones fisiológicas normales, muestra PATRONES DE SATURACIÓN característicos. Dosis menores o iguales a 180 mg se absorben en un 80-90%, pero las dosis de 1.500 mg solo se absorben en un 50%, y dosis de 12 gr solo se absorben en un 16%.

El ácido ascórbico se absorbe con o sin alimentos, pero los alimentos, al hacer más lenta la absorción, pueden aumentar el tiempo de permanencia en sangre, reduciendo así su excreción final. También se puede mejorar la absorción dividiendo la dosis total en varias dosis más pequeñas ingeridas a lo largo del día.

FUNCIONES

  • Las funciones de la vitamina C están basadas en sus PROPIEDADES DE OXIDACIÓN-REDUCCIÓN.
  • Actúa como COFACTOR enzimático en al menos 8 reacciones enzimáticas:
    • 3 de ellas están implicadas en las hidroxilaciones de la lisina/prolina
    • 2 en la biosíntesis de la carnitina
    • 2 en las síntesis de hormonas
    • 1 en el metabolismo de la tirosina.
  • De todas estas, la mejor estudiada es la hidroxilación de la prolina para formar la hidroxiprolina necesaria para la SÍNTESIS DE COLÁGENO, la proteína más importante en los tejidos de sostén (cartílagos, matriz ósea, ligamentos, piel, tendones, etc.). La alteración de esta función, en la que la vitamina C mantiene el hierro en un estado reducido (Fe2+) se manifiesta por una serie de síntomas que van desde la dificultad para cicatrizar o reparar fracturas, hasta hemorragias en la piel y lesiones en las encías.
  • La vitamina C es esencial para la OXIDACIÓN DE LA FENILALANINA Y LA TIROSINA, la conversión de la FOLACINA A ACIDO TETRAHIDROFÓLICO, la conversión del TRIPTÓFANO A 5-HIDROXITRIPTOFANO y a serotonina (un importante neurotransmisor), así como para la formación de NOREPINEFRINA a partir de la dopamina. Además, reduce el HIERRO FÉRRICO A FERROSO para permitir su absorción intestinal y también está implicado en la TRANSFERENCIA DE HIERRO desde la transferritina plasmática a la ferritina hepática.
  • El acido ascórbico participa en la SÍNTESIS DE DOS DE LAS HORMONAS producidas por las glándulas SUPRARRENALES.
  • Finalmente, el acido ascórbico puede reaccionar fácilmente con radicales libres actuando como ANTIOXIDANTE y pasando el mismo a ser un radical ascorbilo, que rápidamente se descompone para producir acido ascórbico y acido dehidroascórbico. Mediante estas reacciones, la vitamina C captura radicales libres potencialmente tóxicos como los radicales superóxido o hidroxilos y regenera el tocoferol a partir de los radicales tocoferilo.

INGESTAS RECOMENDADAS

En España, la CDR fijada para la vitamina C (acido ascórbico) es de 80 mg al día. El instituto Linus Pauling recomienda una ingesta de vitamina C de al menos 400 mg al día.

CARENCIA O DÉFICIT

      HEMORRAGIAS cutáneas y musculares, laxitud, debilidad e irritabilidad, pérdida de peso, mialgias y artralgias vagas, gingivorragias con aflojamiento y pérdida de dientes, caries dental, dificultad en cicatrización de heridas, trastornos en formación y reparación de los huesos, fiebre, anemia megaloblástica, mayor facilidad para las infecciones.

Este paciente presenta PETEQUIAS PERIFOLICULARES en la piel, causadas por deficiencia de Vitamina C y/o Vitamina K.

Las petequias perifoliculares aparecen alrededor de los folículos pilosos, y son muy pequeños, de unos 2 mm o menos. Se deben a hemorragias debidas al aumento de la fragilidad de las paredes de los vasos capilares.

Los síntomas más frecuentes de una deficiencia importante de vitamina C incluyen estas petequias perifoliculares alrededor de los folículos pilosos, y HEMORRAGIAS PERIUNGUEALES (a lo largo de las cutículas y bajo las uñas). También son característicos los “PELOS CURVADOS”, como un sacacorchos.

El escorbuto es una enfermedad nutricional causada por deficiencia de Vitamina C y en ella se presentan claramente estos síntomas.

Causas

Nivel de ingesta Máximo Tolerable (UL) para la vitamina C
Grupo de edad                                                 UL (mg/día)
Bebés de 0-12 meses                                      No ha sido posible establecerla*
Niños 1-3 años400
Niños 4-8 años650
Niños de 9-13 años                                        1.200
Adolescentes 14-18 años                                        1.800
Adultos de 19 o más años                              2.000
*La fuente de ingesta debe ser únicamente a partir de alimentos o fórmulas infantiles.

En adultos la deficiencia primaria se debe generalmente, a un aporte dietético inadecuado. Son frecuentes las deficiencias provocadas por enfermedades gastrointestinales y/o alcoholismo. El embarazo, la lactancia y la tirotoxicosis aumentan los requerimientos de vitamina C; las enfermedades inflamatorias agudas y crónicas, las intervenciones quirúrgicas y las quemaduras pueden aumentar significativamente los requerimientos. La diarrea aumenta la perdida fecal, y la aclorhidria disminuye la cantidad absorbida. El estrés por frío o calor provoca una perdida mayor de vitamina C por la orina. Asimismo, el tabaco aumenta el requerimiento de vitamina C debido a un efecto oxidativo aumentado.

EXCESO

Toxicidad muy baja, excepto en la administración de dosis muy elevadas, en cuyo caso puede producir SOBRECARGA CORPORAL DE HIERRO Y LA APARICIÓN DE RADICALES LIBRES muy dañinos. También puede  ocasionar litiasis renal por precipitación de oxalatos.

Puede provocar diarreas y alteraciones gastrointestinales al excedernos en la dosis, que remiten al cesar la administración.

No existe evidencia científica contrastada de que dosis elevadas de hasta 10 gramos/día en adultos, sean tóxicas o perjudiciales para la salud. Se ha dado mucha publicidad a unos pocos estudios que sugerían un efecto pro-oxidante de la vitamina C, pero su estudio detallado mostró que eran defectuosos o no tenían ninguna relevancia fisiológica.

SUPLEMENTOS

  • ACIDO ASCÓRBICO: forma de vitamina C con pH=2,1-2,6. En altas dosis puede ocasionar molestias tales como irritación digestiva y diarrea, e incluso podría aumentar la formación de cálculos renales en personas con tendencia a ello.
  • ASCORBATOS MINERALES: Las sales minerales del ácido ascórbico están tamponadas (se añade un antiácido) y, por tanto, son menos ácidas que el ácido ascórbico (pH=5-7). Son menos irritantes para el tracto gastrointestinal.
ASCORBATOS MINERALES MÁS COMUNES
ASCORBATOS MINERALESAPORTAN
Ascorbato de Na131 mg de Na/gr de ácido ascórbicoDosis muy elevadas pueden elevar mucho la ingesta de Na
Ascorbato de Ca puro114 mg de Ca/gr de ácido ascórbicoBuena absorción
Ascorbato de K175 mg de K/gr de ácido ascórbico
  • ÉSTER-C®: Se prepara haciendo precipitar el ascorbato cálcico sin utilizar disolventes como la acetona o el alcohol. El método de extracción utilizado se basa en el uso de agua depurada, a través de la cual se obtienen una serie de metabolitos (acido L-treónico, acido L-lixónico y acido L-xilónico), que son sustancias bioquímicamente iguales a las sustancias producidas por nuestro propio organismo como resultado del procesamiento hepático de la vitamina C ingerida. Estos metabolitos son la clave para aumentar los niveles de vitamina C en sangre y tejidos. También se ha detectado que el nivel de acido ascórbico en los leucocitos es cuatro veces mayor con la suplementación con el Ester-C que cuando se ingiere la vitamina C ácida. Además, el Ester-C tiene un pH=7, es decir, neutro y por tanto no causa problemas de acidez. Este pH neutro hace que su paso a la sangre sea mucho más rápido y que su permanencia en el organismo sea el doble que la del ácido ascórbico ya que es excretado de forma más lenta. El Ester-C® no debe ser confundido con el palmitato de ascorbilo, el cual es comercializado como “vitamina C éster” o “éster de vitamina C”.
  • PALMITATO DE ASCORBILO: Es una forma liposoluble de vitamina C que resulta de su esterificación con el ácido palmítico (AGS). Se añade a algunas cremas para la piel por sus propiedades antioxidantes así como el importante papel de la vitamina C en la síntesis de colágeno. Aunque el palmitato de ascorbilo está disponible también como suplemento oral, probablemente la mayor parte del mismo es hidrolizada (separada) en ácido ascórbico y ácido palmítico en el tracto digestivo antes de ser absorbido.
  • ESCARAMUJO (como fuente natural de vitamina C): Los escaramujos (Rose Hips, en ingles) o cinorrodones o falsos frutos del rosal silvestre (Rosa canina L.), contienen abundante vitamina C (hasta un 1,7%), de hecho poseen 5 veces más vitamina C que el limón. A pesar de esto, la cantidad que aporta se hace insuficiente en muchos casos: 1 gramo de escaramujo en polvo aportaría como máximo, 17 mg de vitamina C), por lo que con frecuencia, se presenta en combinación con ácido ascórbico. De esta manera aportaríamos el “cóctel” natural de nutrientes presente en el fruto (que favorecería su absorción y sus funciones fisiológicas), potenciado con una cantidad estandarizada de vitamina C en forma de ácido ascórbico.
  • es importante saber que el acido L-ascórbico natural y el sintético son químicamente idénticos y no se conocen diferencias en sus actividades biológicas o biodisponibilidad.
  • ACEROLA (Malpighia punicifolia L.): La acerola es un pequeño árbol originario de la América subtropical. Tradicionalmente, su fruto se ha usado para tratar la diarrea, artritis, fiebre, y problemas renales, cardíacos y hepáticos. La acerola contiene de 10 a 50 veces más vitamina C por peso que las naranjas. Aporta un 1,35% de vitamina C (1 gramo de acerola en polvo aportaría 13,5 mg de vitamina C).
  • VITAMINA C CON BIOFLAVONOIDES: Los bioflavonoides son pigmentos de plantas hidrosolubles que a menudo se encuentran en frutas y verduras ricas en vitamina C, especialmente cítricos. Hay evidencias de que la adición de flavonoides aumenta la biodisponibilidad de la vitamina C, ya que se absorbe más rápidamente y permanece más tiempo en el organismo.

DOSIS HABITUAL: 250-3.000 mg al día, con las comidas.

TÉCNICA DE LA TOLERANCIA INTESTINAL

La dosis efectiva debe ser INDIVIDUALIZADA en cada momento y, a pesar de propuestas de cantidades orientativas según las condiciones, se aboga por la denominada “técnica de tolerancia intestinal”. Este método fue desarrollado por el Dr. Robert Cathcart, un renombrado experto en emplear dosis elevadas de vitamina C en el tratamiento de sus pacientes.Según este método, el cuerpo nos indica cuando se ha tomado suficiente vitamina C, apareciendo DIARREA. Esto se debe a que cuando existe una solución concentrada en el ámbito intestinal, ésta atrae agua de las células que la rodean, provocando heces blandas y diarrea.La diarrea tan solo aparece como respuesta al exceso de vitamina C que alcanza los intestinos y no es absorbido por el organismo. En otras palabras, el NIVEL ÓPTIMO de vitamina C en ese momento en concreto sería justo aquel UN POCO ANTES DE ALCANZAR ESTE NIVEL de “tolerancia intestinal” (poco antes de provocar diarrea). Esto significa que si se toma menos vitamina C de la cantidad que en realidad el organismo precisa, no se lograran efectos apropiados o incluso no se observará mejoría en los síntomas.

Muchas personas pueden absorber hasta 10 gr sin observarse diarrea; otros tienen diarrea con tan sólo 1 gr. Lo habitual es empezar tomando 1-2 gr de vitamina C 3 veces al día, ingiriendo una dosis total de 3-6 gr. Tras una semana, aumentar esta cantidad a 4 tomas al día, después subir a 5, y así progresivamente hasta que se alcance el punto de heces blandas.

La cantidad alcanzada representa la tolerancia intestinal a la vitamina C en ese momento. Es conveniente tomar la vitamina C repartida en distintas tomas a lo largo del día, al menos en tres tomas. Cuando se está enfermo, puede ser necesario tomar 1-2 gr cada hora. Con un poco de experiencia rápidamente se determinara la administración óptima que no alcance a provocar las molestias gastrointestinales. Asimismo, se observará que el umbral de tolerancia intestinal se eleva cuando se cae enfermo, indicando que los requerimientos de vitamina C aumentan por la enfermedad, volviendo a la normalidad cuando se recupera la salud.

La mayoría de las personas toleran la vitamina C sin dificultades; pero de todas formas, una cierta cantidad de personas pueden padecer de molestias gastrointestinales, incluyendo flatulencias. Se debe tener en cuenta que a menudo, el problema subyacente tras estas molestias es una disbiosis intestinal (alteración de la flora intestinal), especialmente por sobrecrecimiento de la Candida albicans. Se deberá aplicar el procedimiento adecuado para restaurar una adecuada ecología intestinal.

El Dr. Cathcart emplea el ácido ascórbico en lugar de ascorbatos minerales. Otros profesionales prefieren las formas tamponadas (p.ej. ascorbato de calcio, Ester-C) por su acción menos irritante para el tracto gastrointestinal que el ácido ascórbico. Sin embargo, en el caso de los ascorbatos minerales se ha de tener en cuenta que las dosis muy elevadas pueden elevar significativamente la ingesta del mineral correspondiente.

En general, no se recomienda que en caso de emplear dosis muy elevadas de vitamina C esta sea únicamente a partir de ascorbatos, pudiéndose optar por una COMBINACIÓN DE ÁCIDO ASCÓRBICO Y ASCORBATO.

MEDIDAS BIOQUÍMICAS

El ácido ascórbico plasmático cae desde el intervalo normal de 0,6 a 1,4 mg/dl (34 a 79 mcmol/l) a <0,2 mg/dl (<11 mcmol/l), a veces llegando casi a cero (aunque este indicador tiende a reflejar más bien la ingesta reciente de acido ascórbico).

Los niveles de ácido ascórbico en la CAPA LEUCOPLAQUETARIA DE LA SANGRE CENTRIFUGADA son más significativos (reflejan las reservas tisulares); los niveles normales> 16 mg/108 células (>91 nmol/108 células) se reducen a <2,0 mg/108 células (<11,4 nmol/108 células).

Cuando las reservas de vitamina C están agotadas, aparece poca cantidad en la orina tras una dosis de prueba de vitamina C. Una prueba de fragilidad capilar positiva es un hallazgo casi constante, y la anemia es frecuente. Los tiempos de hemorragia, coagulación y protrombina son normales.

La prolina es necesaria para la síntesis de proteína y es metabolizada a hidroxiprolina, un importante componente en el tejido conectivo. Por tanto, niveles elevados pueden reflejar síntesis inadecuada de tejido conectivo. La vitamina C es un cofactor en la conversión a hidroxiprolina y puede ser de utilidad si están presentes síntomas del tejido conectivo. La deficiencia aguda o crónica de vitamina C produce un significativo aumento en la proporción de PROLINA/HIDROXIPROLINA en la orina.

APLICACIONES

  • ASMA Y ALERGIAS: 1 a 2 gramos de vitamina C, repartidos en varias tomas a lo largo del día.
  • CÁNCER:
    • Para reducir el riesgo de cáncer: 500 mg dos veces al día.
    • Para el tratamiento del cáncer: 10-50 gramos repartidos en distintas tomas a lo largo del día (según tolerancia), empezando con administración intravenosa.
    • Para potenciar el efecto terapéutico de la radioterapia: 5 gramos al día.
    • En tratamientos de quimioterapia: Consultar apartado “Interacciones con medicamentos”.
    • Prevención de metástasis (inhibición de la invasión del tejido conectivo): combinación de vitamina C, L-lisina y L-prolina, junto con epigalocatequina galato (fracción polifenólica del té verde).
  • CATARATAS Y DEGENERACIÓN MACULAR:Protección frente al envejecimiento ocular: 500-1.000 mg/día de vitamina C junto con otros antioxidantes (400 UI de d-alfa-tocoferol y 15 mg/día de betacaroteno natural), así como 80 mg de zinc y 2 mg de cobre. También será necesario seguir una dieta rica en carotenoides (incluyendo luteína), vitaminas C y E, y zinc.
  • ENFERMEDAD CARDIOVASCULAR: Propuesta de Pauling y Rath en aterosclerosis: 3-6 gramos de vitamina C, en combinación con 3-6 gramos de L-lisina y 0,5-2 gramos de L-prolina; apoyo cardiovascular general: 500 mg a 2 gramos al día, en combinación con otros nutrientes como omega-3, vitaminas B, etc.
  • ESTRÉS:
    • Estrés agudo: 1.000 a 3.000 mg, repartidos a lo largo del día.
    • Estrés crónico: 500 a 1.000 mg, repartidos a lo largo del día.
  • FUNCIÓN INMUNE E INFECCIONES:
    • Apoyo sistema inmune (general): 500-1.000 mg al día.
    • Tratamiento de infecciones: Al menos 500 mg 4-8 veces al día. En opinión de algunos expertos, se deberá aplicar la dosis en base a la técnica de la tolerancia intestinal (ver Complementos dietéticos).
  • PATOLOGÍA REUMÁTICA: 3 a 10 gramos al día, repartidos en varias tomas a lo largo del día.

INCREMENTAR SU CONSUMO

  • Tabaquismo y Alcoholismo. Cada cigarrillo destruye unos 90 mg de Vitamina C.
  • Cáncer
  • Cataratas y degeneración macular
  • Enfermedad CV
  • Embarazo y lactancia.
  • Estrés
  • Función inmune e infecciones
  • Consumo frecuente de ácido acetil salicílico.
  • Ambientes contaminados.
  • Tratamientos con AAS, antibióticos, cortisona, tranquilizantes y anticonceptivos.
  • Enfermedades infecciosas.
  • Enfermedades degenerativas.
  • Artrosis, fracturas y traumatismos.
  • Después de intervenciones quirúrgicas.
  • Enfermedades psíquicas.
  • Alergias y asma
  • Encías sangrantes
  • Úlceras gastroduodenales


PRECAUCIONES

Los efectos adversos que se pueden producir después de dosis altas de vitamina C son DISNEA Y MOLESTIAS GASTROINTESTINALES. También la administración de dosis muy elevadas puede producir SOBRECARGA CORPORAL DE HIERRO.

Aunque teóricamente las dosis masivas de vitamina C podrían ocasionar cálculos renales por precipitación de oxalatos, los estudios clínicos realizados solo han demostrado una ligera oxaluria en los pacientes tratados con dosis elevadas de acido ascórbico. Sin embargo, se recomienda prudencia en los casos en que haya historia de CÁLCULOS RENALES.

Las personas que toman ANTICOAGULANTES deben limitar su ingesta de vitamina C a 1 gramo/día y tener monitorizado su tiempo de protrombina por el clínico que realice el seguimiento de su terapia anticoagulante.

Como un brusco aumento en la excreción del ácido úrico puede, en teoría, provocar la formación de cálculos renales de ácido úrico, y debido a que la rápida reducción de los niveles tisulares de ácido úrico produce el paradójico efecto de precipitar ATAQUES DE GOTA, la administración de la vitamina C en estos casos se hará empezando con dosis bajas y aumentando de forma lenta y progresiva durante un periodo de dos meses.

Dosis elevadas de vitamina C INTERFIEREN con la interpretación de ciertas pruebas de laboratorio (p.ej. bilirrubina sérica, creatinina sérica, y test del guayaco (prueba de sangre oculta en las heces)), por lo que será importante informar al profesional de la salud sobre el empleo de cualquier suplemento.

INTERACCIONES NUTRICIONALES

  • VITAMINA A: La vitamina C aumenta la disponibilidad de la vitamina A.  
  • VITAMINA B6: La depleción de la vitamina C aumenta la excreción de la vitamina B6. Por otra parte, la depleción de vitamina B6 va acompañada de una reducción en los niveles sanguíneos de vitamina C.
  • VITAMINA E: Se necesitan niveles suficientes de vitamina C para regenerar el radical toferoxil a tocoferol, de forma que la vitamina E tenga una eficacia máxima. La suplementación combinada de vitamina E y vitamina C puede producir un mayor aumento en los niveles plasmáticos de vitamina E que los producidos con el suplemento de vitamina E sola.
  • FLAVONOIDES: La vitamina C aumenta sus capacidades antioxidantes protectoras. La adición de flavonoides aumentaba la biodisponibilidad de la vitamina C, ya que se absorbía más rápidamente y permanecía más tiempo en el organismo.
  • COBRE: El empleo de dosis elevadas de vitamina C a nivel alto disminuye la absorción gastrointestinal de cobre.
  • CROMO: La captación del cromo en animales es mejorada cuando se les administra al mismo tiempo vitamina C.  
  • HIERRO: Cuando se administra concomitantemente, el ácido ascórbico aumenta notablemente la absorción de hierro no hemo al mantener el hierro en estado reducido (ferroso) para prevenir o retardar la formación de compuestos férricos no disociados o insolubles, manteniéndolo de este modo soluble y disponible para su absorción en el pH alcalino del duodeno.Asimismo, el ascorbato aumenta la proporción de hierro almacenado como ferritina, lo que aumenta la disponibilidad de hierro en la célula.
  • SELENIO: Es importante un nivel adecuado de acido ascórbico en el mantenimiento del metabolismo del selenio en el organismo. Mientras que los niveles naturales de selenio en orina, plasma, y heces no varían con la ingesta de cantidades altas y bajas de acido ascórbico, el reservorio metabólico intercambiable de selenio se reduce después de la restricción de acido ascórbico.
  • GLUTATIÓN: Actúa conjuntamente con la vitamina C en su actividad antioxidante.

INTERACCIONES FARMACOLÓGICAS

  • ÁCIDO ACETIL SALICÍLICO (AAS): Produce deplección tisular de ácido ascórbico, al estimular su excreción urinaria. Por ejemplo, se ha informado que dos comprimidos de AAS tomados cada seis horas durante una semana reducen la vitamina C en los leucocitos en un 50%, principalmente al incrementar la excreción urinaria de vitamina C.
  • ANTICONCEPTIVOS ORALES: Pueden reducir los niveles de ácido ascórbico en el plasma, en los leucocitos y en las plaquetas.
  • DICUMAROL Y WARFARINA: Las dosis elevadas de vitamina C (más de 1 gr/día) disminuyen el efecto anticoagulante de estos fármacos.
  • FENOTIAZINAS: La vitamina C puede tratar la amenorrea asociada a los neurolépticos.
  • INDOMETACINA: Altera la absorción de la Vitamina C.
  • INHIBIDORES DE LA HMG-CoA REDUCTASA (Estatinas): Existen resultados contradictorios en los ensayos realizados, por lo que se requiere investigación adicional sobre la interacciones potenciales entre los suplementos antioxidantes y los inhibidores de la HMG-CoA reductasa.
  • NITROGLICERINA: El organismo desarrolla con el tiempo cierta tolerancia a la nitroglicerina. Existe evidencia de que la vitamina C contrarresta esta tolerancia y ayuda a la nitroglicerina a permanecer efectiva.
  • QUIMIOTERAPIA: Se han presentado inquietudes respecto a la posibilidad de que los antioxidantes puedan interferir con algunos agentes de la quimioterapia, los cuales pueden depender del daño oxidativo provocado a las células tumorales para lograr sus efectos anticáncer. Los estudios de los efectos de los antioxidantes en las terapias contra el cáncer han producido resultados mixtos. Algunos reportan interferencia, otros señalan beneficios y la mayoría indica que no hay una interacción significativa. No obstante, mientras no haya evidencia científica adicional, se deben evitar los antioxidantes en altas dosis durante la administración de quimioterapia, a menos que el oncólogo decida lo contrario.
  • DOXORRUBICINA (quimioterápico): trabajos experimentales en animales sugieren que el suplemento con vitamina C puede reducir la toxicidad de la doxorrubicinasin afectar a la actividad antitumoral del fármaco.

DOSIS MASIVAS DE ASCORBATO EN EL CONTROL DE LA MORTALIDAD LEUCÉMICA

La hipoascorbatemia, que es una condición clínica de carácter crónico, la euascorbemia es la cantidad de vitamina C necesaria para evitar que los síntomas clínicos de escorbuto. Este gen defectuoso es común a toda la humanidad, por lo tanto, la hipoascorbatemia crónica es ahora nuestra enfermedad más prevalente y la base de nuestros problemas de salud más acuciantes. Puede ser corregida simplemente con grandes tomas diarias de ácido ascórbico (ascorbato de sodio) – muchos gr/día. Es posible que el escorbuto subclínico de manera crónica existente en las personas desde la infancia, puede ser un factor en la iniciación de la leucemia. Estos bajos niveles crónicos de ácido ascórbico pueden iniciar la proliferación salvaje de las células blancas de la sangre ó leucocitos, es un hecho clínico cierto que los pacientes con leucemia tienen patológicamente bajos niveles de ácido ascórbico en el plasma de su sangre.

Ha habido muchos intentos para tratar la leucemia con ácido ascórbico. La mayor parte de este trabajo, sin embargo, muestra la fuerte influencia de la teoría de la vitamina C en desorientar a los médicos que realizan el trabajo. A excepción de una historia clínica, todos los investigadores clínicos utilizan dosis bajas a partir de 100 mg o 200 mg al día a 900 mg por día. En estas dosis bajas, se obtuvieron resultados clínicos variables e inciertos. En el único caso registrado en el que se logra la remisión completa y mantenida en la leucemia mielógena, el paciente tomó 24 a 42 gr (24.000 a 42.000 mg) de ácido ascórbico/día.

La leucemia no es una sola enfermedad, sino una combinación de una enfermedad de la sangre neoplásica y el escorbuto bioquímico severo. El escorbuto puede aliviarse mediante la administración diaria masiva con ácido ascórbico o ascorbato de sodio. El secreto es el empleo de 25 a 100 gramos (25 000 a 100 000 miligramos) o más de ascorbato por día (espaciadas en cuatro o cinco dosis), administrados por vía oral o por vía intravenosa o en una combinación de ambos. El alivio de la carga ascórbica le dará al paciente la oportunidad de luchar su cuerpo a la batalla con el proceso neoplásico. Se puede encontrar que sin el escorbuto bioquímico severo, la leucemia puede ser una condición relativamente benigna, no fatal.

Finalmente el Dr Fred Klenner MD., pionero de la Medicina Ortomolecular sometió a revisión su artículo a varias revistas médicas y estas ni siquiera se tomaron la molestia de leerlo, presumiendo erróneamente una vez más que la vitamina C, ascorbato de sodio es inefectiva para el tratamiento de esta dolencia.

EBOLA AND MARBURG VIRUS Y LA VITAMINA C (ASCORBATO DE SODIO)

El ascorbato de sodio es el antibiótico de elección en casos de enfermedades agudas virales tales como: poliomielitis, hepatitis A,B,C,D, sarampión, varicela, rubeola, etc.

En estos momentos en donde el Ébola hace estragos ya casi en todas las latitudes, es imperativo dar a conocer, una y otra vez, que altas dosis de ascorbato de sodio, es la primera elección, claro vía endovenosa, ya que a través de esta vía la absorción es del 100 %. Dosis de hasta 180 gr en 24 horas son necesarias, o aún más.

El Dr.  Robert F. Cathcart MD., fue un pionero excelso en el uso de dosis masivas I.V. y el creador de la saturación vía oral del ascorbato de sodio.  

EL ESCORBUTO DEL FUMADOR

Una función importante de ascorbato en el organismo de los mamíferos es la desintoxicación de venenos, carcinógenos y toxinas. La acción desintoxicante del ascorbato en compuestos arsenicales, otro componente del humo, tiene una larga historia. Muchos artículos se publicaron a principios de 1940, los días previos a la penicilina cuando los arsenobenzenos eran populares medicamentos en el tratamiento de las enfermedades venéreas.

La combinación con ácido ascórbico se utiliza ampliamente para contrarrestar los efectos tóxicos de estos compuestos de arsénico. El ácido ascórbico se ha utilizado para combatir la toxicidad industrial, el plomo, el mercurio, y cromatos.  También se ha utilizado para reducir la toxicidad de materiales tan diversos como la estricnina, el ozono, la sulfonilamida, los nitratos, los salicilatos, el  fósforo, y un carcinógeno colorante azoico.  Mientras que esto es sólo un pequeño segmento de la literatura, es claramente evidente que el ascorbato es un desintoxicante de amplio espectro cuando se utiliza a la dosis adecuada. La destrucción crónica de ascorbato en los fumadores agrava el escorbuto subclínico crónico que ya está presente debido a la insuficiencia de la ingesta diaria de ascorbato. Esta severa condición de escorbuto subclínico crónico provocada por los insultos bioquímicas de fumar se ha denominado “El escorbuto del fumador”. En este estado los síntomas clásicos terminales de escorbuto clínico franco pueden no manifestarse, pero los efectos escorbúticos bioquímicos están presentes. Un estado escorbútico similar sin los signos clínicos de escorbuto fue señalado por Thiele en 1964 (Thiele, 1964) en la intoxicación crónica por el benceno y el Marchmont-Robinson en la intoxicación crónica por plomo (Marchmont-Robinson, 1941). En este estado de agotamiento no se baja resistencia a las enfermedades, los procesos de desintoxicación deteriorados, aumento de la fragilidad capilar y tendencia a hemorragias, disminución de la fagocitosis, respuestas de inmunidad anormales y una marcada reducción de las velocidades de reacción de muchas enzimas celulares y sanguíneas. No es muy sorprendente que haya tantos efectos adversos de la ingesta inadecuada de ascorbato porque este metabolito ubicuo está involucrado en tantos mecanismos fisiológicos importantes en el proceso de vivir. La normalidad puede ser fácilmente restaurada por la mero repleción del ascorbato. De 3 a 5 gr de ascorbato para cada paquete de cigarrillos es la ingesta estimada, además de la ingesta correctiva basal (no fumadores).

Deja una respuesta