Nutrición Ortomolecular

LOS PIONEROS

 

LINUS C. PAULlNG (1.901-1.994)
El doctor Linus C. Pauling se doctoró en Física y Química en el Instituto de oncología de California y allí desarrolló la mayoría de su trabajo. Fue catedrático en el Instituto de Tecnología de California y en la Universidad de Stanford. Recibió dos veces el premio Nobel, en 1.954 el de química, por sus investigaciones sobre la estructura de las moléculas, y en 1.962 el de la paz. En 1.949, Pauling y sus colaboradores publicaron un artículo en Science que anunciaba el origen de la anemia falciforme (1ª enfermedad descrita como enfermedad molecular), transmitida genéticamente y debida a una anormalidad en la molécula de hemoglobina. Demostraba que mutaciones genéticas únicas podían contribuir a la aparición de variados y múltiples síntomas provocados por desórdenes a nivel de varios órganos.

Debido al origen molecular de las enfermedades, se podrían buscar vías para modificar la función y expresión de estos genes y prevenir así el desarrollo de la enfermedad.

A finales de los años 50, Pauling comenzó a investigar las bases bioquímicas y moleculares de la salud mental y más tarde, conoció el trabajo de los psiquiatras Abraham Hoffer y Humphry Osmond, que tenían éxito tratando esquizofrénicos con NIACINA Y VITAMINA C.

En 1.968, Linus Pauling utilizó por primera vez el adjetivo “ortomolecular”, y definió la psiquiatría ortomolecular como “el tratamiento de las enfermedades mediante el suministro del medio ambiente molecular óptimo para la mente, especialmente la concentración óptima de sustancias normalmente presentes en el organismo”.

La MEDICINA ORTOMOLECULAR: “la preservación de una buena salud y el tratamiento de las enfermedades mediante la variación de concentraciones en el organismo humano de las sustancias que normalmente están presentes en él y que son necesarias para la salud”. Pauling decía: “el adjetivo ortomolecular es utilizado para expresar la idea de las moléculas correctas en la cantidad correcta”.

MAX GERSON (1881-1959)

A finales de los años 20, Max Gerson, comenzó a observar que el cáncer se podría curar con la nutrición y con la DESINTOXICACIÓN. Charlotte (su hija) escribe: “El Dr. Gerson encontró que los problemas subyacentes de todos los pacientes de cáncer son toxicidad y deficiencia. Una de las características más importantes de su terapia era la administración cada hora de jugos de las verduras frescas. Éstos aportan los nutrientes necesarios, así como los líquidos para ayudar a limpiar los riñones. Cuando los altos niveles de alimentos vuelven a entrar en los tejidos finos, las toxinas acumuladas durante muchos años son empujadas a la corriente sanguínea. Las toxinas entonces son filtradas hacia fuera por el hígado. … El Dr. Gerson encontró que podría proporcionar ayuda al hígado mediante la cafeína del café. A través de enemas, el café se absorbe por la vena hemorroidal, que lleva la cafeína al sistema porta y entonces al hígado. La cafeína estimula el hígado y abre los conductos biliares para lanzar los tóxicos a la zona intestinal para su posterior excreción.”

La terapia de Gerson no es un tratamiento específico del cáncer sino un tratamiento metabólico, detoxifica y al mismo tiempo consolida la capacidad del cuerpo de curarse.

 ALBERT VON SZENT-GYÖRGYI (1893-1986)

Albert Szent-Györgyi Nobel en 1.937 por su descubrimiento de LA VITAMINA C. La aisló y la nombró ácido ascórbico, que significa “el ácido que previene escorbuto”, siendo también el primero que predijo su uso contra el cáncer.

GUILLERMO McCORMICK (1880-1968)

“La vitamina C es un antagonista específico de toxinas químicas y bacterianas.”

Hace unos 50 años, inició estudios sobre la idea de que la formación baja de COLÁGENO es debida a la deficiencia de  vitamina C, siendo la causa principal de las patologías relacionadas con la enfermedad cardiovascular y el cáncer. Esta teoría  sirvió para que Linus Pauling y Ewan Cameron comenzaran a emplear dosis grandes de vitamina C para luchar contra el cáncer.

McCormick también propuso el uso de la vitamina C como antivírica y antibiótica. Algunos autores actuales pasan por alto a menudo el hecho de que McCormick defendió el uso de la vitamina C para prevenir y para curar la formación de algunas piedras del riñón desde 1.946.

CORNELIUS MOERMAN (1893-1988)

Antes de la 2ª Guerra Mundial, el Dr. Moerman publicó su opinión de que el cáncer no es una enfermedad local, pero el tumor es la etapa extrema del deterioro del cuerpo entero. Según él, la consolidación del SISTEMA INMUNE es la respuesta a esta enfermedad, y la nutrición desempeña un papel fundamental.

Dijo que el cáncer era una degeneración del metabolismo debida a una deficiencia de nutrientes. Una dieta apropiada, suplementada con estas sustancias: yodo, ácido cítrico, vitaminas del grupo B, hierro, azufre y vitaminas A, D, E y  C, forma la base de su terapia.

ROGER WILLIAMS (1893-1988)

Descubridor de la vitamina B5. Según él: “el microambiente alimenticio de nuestras células de cuerpo es crucial e importante para nuestra salud, y las deficiencias en este constituyen una causa importante de la enfermedad.»

La mayoría de las enfermedades crónicas degenerativas relacionadas con el envejecimiento (trastornos cardiovasculares, cáncer, diabetes y artritis), el alcoholismo, las enfermedades mentales y muchas otras alteraciones de la salud, estaban relacionados con defectos genetotróficos. Todos estos trastornos pueden originarse cuando no obtenemos de la alimentación la cantidad óptima de nutrientes; pensaba que se debían a una combinación de genes y medio ambiente. También sugirió que debían tomarse vitaminas y minerales en dosis superiores a las recomendadas por las autoridades sanitarias de la época.

Las variaciones genéticas determinan una actividad enzimática específica y, por lo tanto, diferente en cada individuo. Al ser las enzimas proteínas que conducen las reacciones bioquímicas, el nivel de la actividad enzimática en el organismo determina numerosas funciones, como el suministro de energía, el metabolismo de las grasas, la actividad antioxidante, la producción de hormonas, etc. Algunas VITAMINAS son precursoras de ENZIMAS y los MINERALES actúan como COFACTORES para la mayoría de las enzimas, lo que implica que son necesarios para que aquéllas puedan trabajar. Cantidades superiores de algunos cofactores pueden “estimular” la actividad enzimática.

WILFRID SHUTE (1907-1982) Y EVAN SHUTE (1905-1978)

En 1.933, fueron de los primeros doctores en utilizar dosis grandes de VITAMINA E para tratar las enfermedades cardíacas. En aquel momento, los antioxidantes y los radicales libres no eran muy conocidos. También en aquel momento, usar las vitaminas para tratar enfermedades serias tales como enfermedades cardíacas y diabetes, era considerado como erróneo en el mejor de los casos y un fraude absoluto en la peor.

Linus Pauling escribió: “La falta de reconocimiento  por parte del estamento médico durante los últimos cuarenta años del valor de la vitamina E en la enfermedad cardíaca es responsable de una enorme cantidad de sufrimiento innecesario y de muchas muertes tempranas. El esfuerzo de ocultar los descubrimientos de Shute sobre la vitamina E ilustra el entramado de la medicina organizada contra las medidas alimenticias para alcanzar una mejor salud.”

FREDERICK KLENNER (1907-1984)

“La vitamina C es la sustancia más segura disponible para el médico.”  

Publicó más de 20 informes médicos sobre las constantes curaciones de una gran variedad de enfermedades virales y bacterianas con megadosis de VITAMINA C.

Abram Hoffer escribe: “En los comienzos de los años 50, el Dr. Fredrick Klenner comenzó su trabajo con megadosis de vitamina C. Él utilizó dosis de hasta 100 gramos por día oral e intravenosa. En informes clínicos registró la respuesta excelente que vio cuando fue dada en dosis grandes. Por ejemplo, los pacientes de poliomielitis a los que se les suministró vitamina C no sufrieron ningún defecto residual de su poliomielitis. Un estudio controlado en Inglaterra con 70 niños, a la mitad de los cuales le fue dada vitamina C y a la otra mitad  placebo, confirmó que ninguno de los tratados con vitamina C desarrolló cualquier parálisis mientras que lo hicieron hasta el 20 por ciento del grupo no tratado. Este estudio no fue publicado porque la vacuna de Salk acababa de ser desarrollada y nadie estaba interesado en vitaminas. El trabajo del Dr. Klenner fue ignorado.”

IRWIN STONE (1907-1984)

Introdujo a Linus Pauling a la VITAMINA C, cuando Irwin le envió las copias de algunos artículos que acababa de publicar con el título general: “Hipoascorbemia, una enfermedad genética”. Los 3.000 mg. al día que él recomendó son 50 veces las recomendaciones RDA. “Mi esposa y yo comenzamos a tomar esa cantidad de vitamina C… los resfriados severos que habíamos sufrido varias veces al año toda mi vida no volvieron más. Después de algunos años aumenté mi dosis de  vitamina C a 100 veces la RDA; después 200 veces, y finalmente 300 veces el RDA (18.000  mg. de vitamina C/día).”

CARL C. PFEIFFER (1908-1988)

«Para cada fármaco que beneficia al paciente, hay una sustancia natural que puede alcanzar el mismo efecto.» Ley de Pfeiffer

«Si hay un fármaco que puede alterar la bioquímica del cerebro, hay una combinación de los alimentos que pueden alcanzar el mismo resultado sin efectos secundarios,».

 EMANUEL CHERASKIN (1.916-2.001)

“El hombre es una criatura alimento-dependiente. Si no lo alimentas,  morirá. Si lo alimentas incorrectamente, una parte de él morirá.”

ABRAHAM HOFFER

Fue uno de los primeros en aplicar los principios de la nutrición ortomolecular. En los años cincuenta, Hoffer aportó una visión diferente sobre las ENFERMEDADES MENTALES mejorando el estado de los pacientes psiquiátricos graves, afectados por delirios, alucinaciones y psicosis, al recomendarles suplementaciones importantes de proteínas, dosis muy elevadas de vitamina C y dosis muy elevadas de vitamina B3. Propuso que ciertas formas de enfermedades mentales aparecerían como resultado de una alteración en la química cerebral, basándose en la aparición de varios compuestos en la orina de esquizofrénicos, resultantes de la oxidación de la adrenalina y viendo que dichas sustancias producían toxicidad en el sistema nervioso central. Dijo que podía existir una conversión excesiva de adrenalina en adrenocromo (procedente de la oxidación de la adrenalina) en el organismo de los esquizofrénicos y observó que dosis aumentadas de NIACINA Y PIRIDOXINA (Vitaminas B3 y B6), podían tratar los  síntomas de la esquizofrenia en algunos pacientes.

Los científicos de la época creían que dicha sustancia no se producía en el organismo, pero en la actualidad se ha demostrado que dicho compuesto puede ser sintetizado en el organismo y se han desarrollado incluso varios métodos para medirlo en sangre.

Esta nueva idea, que incluía la individualidad bioquímica, la regulación nutricional de la expresión genética y la fisiología funcional, representó un paso adelante en el campo de la psiquiatría molecular.

KATHERINE KOUSMINE (1.094-1.992)

La doctora Kousmine terminó la carrera de medicina en 1.928 como primera de su promoción, y se especializó en pediatría, ya que decía que esto le permitía tratar al paciente en su totalidad y no “recortar al ser humano en lonchas”.

Empezó a sensibilizarse por el tema del cáncer al observar cómo la medicina oficial no fue capaz de salvar a dos de sus jóvenes pacientes de sarcoma y leucemia respectivamente. La doctora Kousmine instaló un pequeño laboratorio en su apartamento, y con la ayuda de dos amigos, un químico y un farmacéutico, comenzó a investigar con ratas. Las dividió en dos grupos. A uno lo alimentaba con nutrientes vitales y al otro con nutrientes desvitalizados. Más adelante dijo: “Habíamos orientado sin saberlo nuestra investigación hacia lo que hoy se llama la medicina ortomolecular, es decir, la medicina que juega con moléculas propias del cuerpo (nutrientes) y  particularmente con vitaminas. Dimos a las ratas todos los cuerpos biológicos asequibles en el mercado, observando cómo las ratas cancerosas evolucionaban con relación a las ratas que eran alimentadas convencionalmente”.

Desde que en 1.949 unos amigos llevaron a su consulta un enfermo afectado de sarcoma y obtuvo resultados excelentes mediante la introducción de una dieta, Kousmine comenzó a aplicar su método en diferentes enfermedades graves, como poliartritis crónica, esclerosis múltiple y otros tipos de cáncer.

Pudo constatar que la alimentación moderna, rica en grasas artificiales y desnaturalizadas, exceso de proteínas cárnicas, azúcares y alimentos refinados y manipulados, y carente, por otra parte, de nutrientes vitales, está directamente relacionada con las llamadas “enfermedades de la civilización”: muchos tipos de cáncer, enfermedades cardiovasculares, artritis, etc. Kousmine consideraba que el error más grave de la alimentación moderna era destruir sistemáticamente la VITAMINA F, el ácido linoleico cis-cis.

Con el paso de los años, perfiló lo que se convertiría en un método, practicado hoy por cientos de profesionales de la salud, que iría destinado a utilizar diferentes medios con el objetivo de devolver organismo las capacidades de curación que había perdido. Los cimientos de este método son la corrección alimentaria, los complementos nutricionales, la higiene intestinal, el equilibrio ácido-base y la inmunomodulación.

La doctora Kousmine dijo: “Los médicos modernos han sido formados para establecer un diagnóstico y prescribir medicamentos. En materia de nutrición no saben nada”. Sus alumnos constituyeron una asociación médica en 1.985: la Asociación Médica Kousmine Internacional (AMKI), que organiza seminarios y congresos, y publica diversos boletines de divulgación.

RICHARD A. PASSWATER

Junto con Linus Pauling, el bioquímico que más ha aportado a la nutrición ortomolecular. Sus investigaciones han dado lugar a importantes descubrimientos en los campos de la gerontología y la nutrición. Es reconocido internacionalmente como una autoridad en la prevención y control de la proliferación de RADICALES LIBRES. Entre otros proyectos de investigación, participó en un estudio de cinco años de duración, en colaboración con Linus Pauling (Linus Pauling Institute) y el doctor James Enstrom (UCLA School of Public Health), sobre las ventajas de los aportes complementarios de vitaminas con un numeroso grupo de voluntarios, en California, así como acerca del efecto protector de la vitamina E frente a las enfermedades cardíacas. El estudio demostró que los voluntarios que recibieron aportes suplementarios sólo presentaban dos terceras partes del índice de mortalidad previsto para los californianos de la misma edad, sexo, raza, etc. La investigación sobre la vitamina E demostró, a partir de un estudio retrospectivo de usuarios, que las personas que la tomaban a largo plazo presentaban menos de la mitad de incidencia de enfermedades cardíacas que el americano medio de la misma edad, sexo y raza.

JEAN SEIGNALET

Jean Seignalet dedicó más de cuarenta años a la formación médica como clínico y biólogo. Interno en hospitales de Montpellier, jefe de Asistencia Clínica, hematólogo e inmunólogo, y posteriormente biólogo en prestigiosos hospitales. Es director del Laboratorio de Histocompatibilidad de Montpellier y autor del conocido libro “La alimentación, la tercera medicina”.

Para este investigador francés, si se excluyen las infecciones bacterianas, virales y parasitarias, la patogenia o el mecanismo de desarrollo de la mayor parte de las enfermedades es hoy en día desconocido o mal conocido. Seignalet desarrolló una teoría que puede considerarse una explicación razonable acerca de la patogenia de numerosas enfermedades, en la que los dos elementos más importantes son el INTESTINO y la alimentación moderna. Las investigaciones y experiencias clínicas de Seignalet han proporcionado carácter científico a la afirmación hipocrática de “que tu alimento sea tu medicina”.

Una de sus interesantes reflexiones: ”La patogenia de numerosas enfermedades permanece desconocida o muy mal conocida. Citemos en este cuadro el asma, la rinitis crónica, las alergias, los numerosos estados auto inmunes, el acné, la psoriasis, las aftas de Beçhet, la colitis, la enfermedad de Crohn, la rectocolitis hemorrágica, la nefropatía de la IgA, la fibromialgia, la diabetes tipo II, la depresión nerviosa endógena, la esquizofrenia, el Alzheimer, la aplasia medular, las hemopatías malignas, los cánceres, etc.

Nuestra ignorancia de los procesos que conducen a la génesis de estas diversas afecciones, tiene desgraciadas repercusiones sobre el pino práctico. No sabemos prevenir estas enfermedades y, cuando se declaran, nuestras terapéuticas son ineficaces o insuficientemente eficaces o muy raramente eficaces. Lo ideal sería combatir las causas (tratamiento etiológico), lo que sería más beneficioso que si cuidamos solamente las consecuencias (tratamiento sintomático) con resultados inconstantes o limitados.

Esta carencia patogénica que conduce a una insatisfacción terapéutica es muy irritante para el médico. Esta irritación crónica un día me condujo a plantearme la pregunta clave: ¿Cómo puede ser, con los importantes progresos realizados en numerosas ciencias, que seamos todavía incapaces de solucionar el mecanismo de tantas enfermedades? Y una respuesta probable era la siguiente: la creciente complejidad de la medicina ha llevado a la mayor parte de clínicos e investigadores de alto nivel a una especialización cada vez más estrecha. Por tanto, no conocen más que algunas facetas de un estado patológico, pero no las otras. Esta visión parcial les impide llegar a una concepción global del problema.”

No olvidemos que estas afirmaciones son hechas por uno de los profesionales de la salud con una carrera más dilatada y amplia, 40 años dedicados a la medicina y la biología, considerado uno de los mayores expertos mundiales en nutrición terapéutica. Los métodos del Dr. Seignalet curaron a muchos cientos de pacientes con enfermedades que la medicina convencional cataloga como “misteriosas” o “sin tratamiento”.

MATÍAS RATH

Rath está considerado EL MEJOR DISCÍPULO DE LINUS PAULING. El doctor Rath ha destacado por su importante labor para desenmascarar los grandes fraudes de las multinacionales farmacéuticas. Sus artículos, la fundación que preside y su obra “Por qué los animales no sufren infartos y las personas sí” han levantado ampollas en las empresas del sector.

La campaña de divulgación de Rath en pro de la terapia ortomolecular, en lugar de con fármacos, le llevó a presentar en la cumbre mundial de Johannesburgo, en agosto de 2002, el “Programa de 10 puntos. Salud para todos en el año 2020”.  Según sus propias palabras, este evento marcó “un punto de inflexión para la OMS. Con más de cien jefes de estado a quienes se les hizo tomar conciencia de la naturaleza fraudulenta del negocio farmacéutico y las alternativas naturales para la salud, comenzó la batalla para recobrar la OMS y usarla  para beneficio de los habitantes del planeta”.

CLAUDE LAGARDE

Doctor en biología y en farmacia, Claude Lagarde ha llevado a la práctica todas las bases fundamentales de la biología celular aplicada a los nutrientes. La principal aportación de Lagarde ha sido saber EXTRAER LO MEJOR de todos los investigadores y clínicos con los que se ha relacionado, proporcionando herramientas terapéuticas eficaces avaladas por las investigaciones más sólidas.

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

PILARES DE TRATAMIENTO EN MEDICINA Y NUTRICIÓN ORTOMOLECULAR

Dentro de los pilares de tratamiento Ortomolecular se encuentran la optimización de:

  • DETOXIFICACIÓN hepática, vasculo-linfática y colónica. Somos lo que comemos, pero también lo que somos capaces de eliminar. A nivel colónico: El estreñimiento crónico es un generador de patologías carcinogénicas y proneoplásicas (se generan 2 toxinas: putrescina y cadaverina que se reabsorben por circulación enterohepática y vuelven a recargar la función hepática favoreciendo la formación de metabolitos carcinogénicos y agotando el citocromo P450).
  • Relanzamiento de la ACTIVIDAD ENZIMÁTICA celular. Depende de oligoelementos, para favorecer que la actividad enzimática funcione.
  • Nutrición CELULAR. La célula necesita nutrirse, estar oxigenada y poder eliminar los productos de desecho y más aún, tener un balance adecuado de RL.
    • Modulación de PARÁMETROS INFLAMATORIOS dependientes de Ácidos grasos de membranas. Esto es crucial. De esto depende la inflamación y la actividad hormonal intermedia.
    • BALANCE DE RADICALES LIBRES y con ello, el manejo del estrés oxidativo.
    • Valoración y manejo de la TENDENCIA A LA ACIDEMIA o alcalemia (pH).
    • Optimización de los REQUERIMIENTOS de aminoácidos, vitaminas, minerales, oligoelementos, ácidos grasos,asociados a las condiciones de salud de nuestro paciente. Es importante ajustar estos requerimientos a cada paciente. Una cosa es tener los requerimientos para el uso del día a día de nuestra actividad celular, y otra cosa es cómo a través de estas herramientas podemos actuar sobre las distintas rutas metabólicas. (Ej.: empleo de la reducción de la oxidación del LDL con un buen omega 3 en dosis adecuadas o de estatinas. Con omega-3 modulas la actividad de la enzima hidroximetilglutaril CoA reductasa y con estatinas lo coartas. Con lo cual, al mismo tiempo que aportamos elementos para el funcionamiento diario, modulamos la respuesta metabólica para mejorar la calidad de vida del paciente.
    • Uso de aminoácidos, vitaminas minerales, oligoelementos, ácidos grasos EN DOSIS ADECUADAS para modificar o modular vías metabólicas, actividad hormonal, respuestas inflamatorias, etc.
    • Optimización de la condición hormonal HACIA LO FISIOLÓGICO, a través de terapia hormonal bioidéntica y equilibrio anabólico versus catabólico. No queremos tener pacientes de 65 años con hormonas de un paciente de 25, porque esto produciría una condición proneoplásica. Niveles de testosterona elevados son proneoplásicas, y también lo son niveles bajos. Lo ideal es tener niveles en un campo fisiológico.
    • GESTIÓN DEL ESTRÉS.

Y todos ellos pueden llevarse a cabo por personal no médico con formación sanitaria entrenados adecuadamente, pudiendo ejercer una labor terapéutica muy interesante.

En NO trabajamos mucho en los FENOTIPOS INTERMEDIOS, hablamos de aquellas condiciones biofísicas y bioquímicas alteradas que nos llevarán a padecer la enfermedad, y que si la identificamos podemos evitar la expresión clínica. En otras palabras, una medicina preventiva y predictiva con datos objetivos y un target a corregir.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *