¿Qué es el Yodo?

El yodo es un mineral esencial, por lo tanto es un mineral que nuestro organismo necesita, pero no puede fabricarlo. Es imprescindible, pues que lo ingiramos con los alimentos.

Cuando no tenemos suficiente yodo, nuestra glándula tiroides no puede fabricar la hormona tiroides, con el consiguiente desequilibrio hormonal que vamos a padecer. Además, si la deficiencia es importante, podría aumentar nuestra tiroides hasta límites insospechados, produciéndose el Bocio.

Por otra parte, la deficiencia de yodo puede provocar HIPOTIROIDISMO.

El hipotiroidismo o disminución de la actividad tiroidea aparece:

  • A menudo con la edad, sobre todo en personas muy fatigadas y deprimidas.
  • Después de ciertos tratamientos con medicamentos o irradiaciones cera de la glándula tiroides (cáncer de mama).
  • Durante situaciones prolongadas de estrés, fatiga, enfermedades del sistema inmunológico que afectan en parte o en su totalidad al tejido tiroideo.
  • Por carencias de yodo: bocio carencial, cuando la glándula tiroides intenta compensar la carencia de yodo aumentando su tamaño.
  • Se manifiesta por disminución en la actividad psicomotora (depresión, emotividad, fatiga), aumento de peso e incremento de la sensibilidad al frío.

Cretinismo: Hipotiroidismo en edad fetal. Enanismo, grave retraso mental, desarrollo sexual retrasado y piel de color amarillento.

Mixedema: Hipotiroidismo en edad adulta. Edema que causa inflamación de los tejidos faciales y aspecto hinchado, frecuencia cardíaca lenta, Tª baja, sensibilidad al frío, hipersensibilidad a ciertos fármacos, piel y pelo secos, debilidad muscular, letargia y tendencia a ganar peso.

CARACTERÍSTICAS GENERALES DE LA DIETA

  • La alimentación deberá ser muy variada, sin carencias de proteínas ni de ácidos grasos, manteniendo un equilibrio entre grasas saturadas e insaturadas y haciendo predominar las monoinsaturadas.
  • Deberá verificarse que el aporte de yodo sea suficiente.
  • Aportar como suplemento el aminoácido L-Tirosina, precursor de la hormona tiroidea L-Tiroxina.
  • Habrá que tratar las posibles deficiencias de micronutrientes: Vitaminas del grupo B, Zinc, Potasio, Magnesio, Manganeso y Cromo.

ALIMENTOS BENEFICIOSOS:

  • ALGAS MARINAS: Contienen gran cantidad de yodo, indispensable para la formación de L-Tiroxina.
  • BERROS: Es muy rico en oligoelementos, sobre todo en yodo y hierro. Se trata de un alimento estimulante de la glándula tiroides.
  • ESPINACAS, AJOS, CEBOLLAS, AVELLANAS, ACELGAS Y REMOLACHA: Contienen potasio, yodo, magnesio y zinc.
  • FRUTAS Y VERDURAS/HORTALIZAS EN GENERAL: Al ser depurativas, contribuyen a equilibrar el metabolismo orgánico.
  • LENTEJAS, GARBANZOS Y PIPAS DE GIRASOL: Muy ricos en hierro, magnesio y potasio.
  • PESCADOS: También son muy ricos en yodo, casi tanto como las algas.
  • RÁBANO: Sobre todo el rábano negro, es beneficioso tanto en el hipo como en el hipertiroidismo. Contiene un principio activo denominado rafanina, que es un componente sulfurado que mantiene en equilibrio la producción de tiroxina y de calcitonina.

ALIMENTOS PERJUDICIALES:

  • AJO: Su exceso está contraindicado por su contenido en azufre, que capta el yodo y forma tiosulfatos.
  • BEBIDAS ESTIMULANTES, AZÚCAR REFINADO Y BOLLERÍA INDUSTRIAL, CEREALES REFINADOS, GRASAS SATURADAS, BEBIDAS ALCOHÓLICAS: Por ser secuestradores de nutrientes y energía.
  • CRUCÍFERAS: Todas las coles contienen factores antitiroideos que, a largo plazo, inhiben la formación de hormonas tiroideas.
  • EXCESO DE FIBRA: Puede secuestrar oligoelementos al inhibir su absorción a nivel intestinal.
  • NABOS, MOSTAZA, YUCA, SEMILLAS DE SOJA, CACAHUETES, PIÑONES Y MIJO: Son también bociógenos, en especial cuando se consumen crudos.

 

 

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *