Mostrando todos los resultados (2)

SAL ROSA FINA DEL HIMALAYA 1 KG

4.95
La sal rosa es un mineral que proviene de la mina de sal de Khewra, situada en Pakistán, concretamente en la denominada Cordillera de la Sal, una extensión de las montañas del Himalaya. Se trata de una de las minas de sal más puras del planeta, debido, entre otros motivos, a su posición privilegiada cerca de una de las montañas más famosas del mundo. Se le atribuyen distintas propiedades, tanto terapéuticas como cosméticas. Al ser una fuente principal de electrolitos mejora el funcionamiento de los sistemas vitales del organismo. Se compone de un 98% de cloruro de sodio y a diferencia de la sal de mesa común, posee una gran riqueza en minerales varios como magnesio, calcio, potasio, azufre y fluor, entre otros. No aporta calorías como tampoco lo hacen otras sales, pues sus componentes son minerales y oligoelementos que no tienen aporte energético a nuestra dieta. La sal que todos tenemos en casa está tratada químicamente. Lo que se le hace es depurarla al máximo para convertirla en cloruro sódico, por lo que deja de ser un nutriente. Con la sal refinada, lo que hace es inflamarnos y alterar la función de muchos de nuestros órganos. A día de hoy, gran parte de los alimentos que consumimos contienen este tipo de sal, como es el caso de las conservas, los platos precocinados, los congelados, los aperitivos y los embutidos. Incluso la bollería industrial es rica en sal, ya que potencia aún más el sabor. Una alternativa a la sal de mesa sería, sin duda, la sal marina. Ahora bien, ¿sabes cuál es el problema básico de la sal marina? A día de hoy, nuestros océanos también contienen muchos tóxicos derivados del petróleo o el vertido de plásticos. La sal del Himalaya es una alternativa natural, más pura. El problema que tendríamos en este caso es que puede resultar un poco más cara, debido a su selecto origen. No obstante, si dejáramos de tomar la clásica sal de mesa, ganaríamos en salud. la sal del Himalaya contiene 84 minerales esenciales para nuestro organismo. Es como una especie de ‘mar primario’ capaz de reponer nuestros electrolitos.