Divulgación

Dietética Esencial

APORTE DIETÉTICO DE HIERRO Y GRADO DE ABSORCIÓN

Factores formadores de sangre

La anemia es ocasionada por la formación inadecuada de células o la destrucción o pérdida excesiva de estas.

Hay muchos tipos de anemia, todas con causas diferentes, pero entre las más comunes está la originada cuando el cuerpo no tiene los “ingredientes” necesarios para fabricar células sanguíneas normales y saludables.

El Fe es un componente esencial de la hemoglobina en los glóbulos rojos.

La deficiencia de Fe resulta en la formación de GR pequeños que contienen cantidades menores de Hb, una afección llamada anemia microcítica hipocrómica.

Algunas de las afecciones que pueden ocasionar la anemia por deficiencia de Fe, que es el tipo de anemia más común, son:

  • Pérdida de sangre
  • Falta de Fe adecuado en la dieta
  • Incapacidad del cuerpo de absorber el Fe adecuadamente
  • Incapacidad de transportar el Fe a la medula ósea

La anemia por deficiencia de Fe se desarrolla con mayor frecuencia en las mujeres, porque tienen que reemplazar la sangre eliminada durante la menstruación.

Por otra parte, las deficiencias de vitamina B12 y de acido fólico no permiten que los GR maduren bien, ocasionando la formación de glóbulos de tamaños anormalmente grandes y vida corta, una afección conocida como anemia macrocítica o megaloblástica.

La anemia perniciosa es a su vez una afección secundaria a la falta de una proteína de la mucosa gástrica, el factor intrínseco, necesario para la absorción a nivel intestinal de la vitamina B12.

La incapacidad de producir factor intrínseco puede ser el resultado de diversos factores como la gastritis crónica, la gastrectomía o algún trastorno autoinmune.

Las deficiencias de ácido fólico pueden ser causadas por insuficiente cantidad en la dieta o malabsorción.

La malabsorción puede manifestarse en personas que padecen enfermedades intestinales (por ejemplo, la enfermedad de Crohn) o que han perdido parte del intestino como consecuencia de una intervención quirúrgica.

 

ALIMENTO (100 gr) Hierro (mg) ALIMENTO (100 gr) Hierro (mg)
Almejas y berberechos 14 Pan integral 2,5
Semillas de cáñamo 10 Pasas, dátiles, coles y alcachofas 2
Lentejas y frijoles 8 Huevo 2
Yema de huevo 7,2 Pan blanco 1,7
Garbanzos, pistachos y pipas de girasol 7 Grosellas y moras 1,5
Orejones 6 Atún en aceite 1,2
Mejillones 5 Remolacha 1
Tofu, almendras y avellanas 4 Clara de huevo 1
Huevo de codorniz 4 Yogur y leche 1
Coco rallado 4 Queso de cabra 1
Camarones, gambas, langostinos, sardinas en aceite y ostras 3 Queso manchego 0,8
Cacahuetes, anacardos y nueces 3 Queso roquefort 0,6
Acelgas y espinacas 3 Queso gouda 0,5

Puede ayudar en anemias:

  • Por deficiencia de Fe, vitamina B12 y/o acido fólico
  • Por hemorragia
  • Por malabsorción
  • Por dieta inadecuada
  • Del deportista
  • Microcítica hipocrómica
  • Macrocítica o megaloblástica
  • Perniciosa

Cantidad recomendada de hierro

En caso de tener que suplementar, se recomiendan 45 mg de Fe como bisglicinato al día, repartidos a lo largo del día, con las comidas. Con esta presentación se obtiene la mejor biodisponibilidad y no es agresiva sobre la mucosa digestiva, ni produce estreñimiento, como los suplementos de Fe inorgánico).

Puede ir combinado con:

  • 300 mg de vitamina C (Ca ascorbato, de pH no ácido) que facilita la absorción intestinal del Fe
  • 750 mg de polvo de hígado (desecado y desgrasado) como fuente natural de cofactores
  • 150 mcg de vitamina B12 y 300 mcg de acido fólico.

 

Aporte dietético de hierro y grado de absorción

 El hierro es un nutriente esencial cuya hemostasia, regulada fundamentalmente por su absorción y, en mucho menor grado, por su excreción, depende de:

  • Nuestras necesidades, que son mayores en las épocas de crecimiento y cuando se producen pérdidas hemáticas.
  • La forma química: hierro hemo o hierro iónico en distintos estados de oxidación.
  • Otros componentes de la dieta, como agentes reductores (vitamina C, azúcares reductores, aminoácidos) o quelantes (fibra).